CURSOS DE CAPACITACION

Diplomacia, una carrera que abarca múltiples disciplinas

En un mundo globalizado en el que los países y sus ciudadanos están en continuo contacto e intercambio, la diplomacia se ha transformado en una profesión clave para entablar relaciones adecuadamente. Esta especialización es para quienes están dispuestos al cambio permanente. Otra ventaja de este oficio es que abarca diferentes disciplinas y varias carreras sirven para calificar Diplomacia, una carrera que abarca múltiples disciplinas

Ser diplomático significa tener una vida movida y ajetreada, con cambios continuos. De todos modos, tener vocación por el decoro y las formas protocolares esparte de las reglas de juego que debe aprender el diplomático de alto rango para saber moverse en un entorno en el que mandan las buenas maneras, con el objetivo de cultivar relaciones fructíferas y permanentes con personalidades notables de la comunidad internacional.
 
Pero el camino que debe emprender el agente diplomático implica un trabajo de hormiga para la negociación y búsqueda de consensos. Antes de ser parte de una embajada, hay una serie de etapas que el aspirante a diplomático debe superar.
 
Es clave para el aspirante a diplomacia contar con estudios universitarios (puede ser de Relaciones Internacionales, Derecho, Ciencias Políticas) y manejar diferentes idiomas.
 
Según el diario La Nación, las pruebas para lograr ser un profesional de la diplomacia son tan exigentes que la mayoría debe dar un paso al costado. Por otra parte, esto se puede conseguir a través de una buena carrera. Cancillería es uno de los pocos -si no el único- bastión de la administración pública nacional con ingreso meritocrático a través de concursos públicos.
 
El examen de ingreso del Instituto de Servicio Exterior de la Nación (ISEN) es el portal a través del cual se da comienzo a esta carrera.
 
Quienes logran atravesar el examen de ingreso se convierten oficialmente en aspirantes becarios del curso de formación del ISEN. El alumno deberá aprobar materias como historia, derecho, política y economía internacional, ceremonial de Estado, protocolo, y practica diplomática y consular, entre otras. Herramientas como el manejo de las relaciones públicas, la negociación, ceremonial y protocolo son sumamente necesarias.
 
Con el título de graduado ya estará en condiciones de afrontar el primer desafío diplomático como secretario de embajada o cónsul de tercera clase. El destino que se le asigne al aspirante dependerá de su área de formación de grado, del orden de mérito y de las necesidades del "servicio".
 
Para las convocatorias, los aspirantes pueden establecer un orden de prioridades entre distintos destinos, pero después es la Junta Calificadora la que decide la designación. "El régimen de asignación de funciones es muy similar al que establecen las Fuerzas Armadas. Se supone que si uno se mete en esta carrera, no puede negarse a ser trasladado a un destino, y si lo hace, perfectamente te pueden dejar cesante por incumplimiento de las obligaciones", explica el embajador y profesor en el ISEN Miguel Velloso. A medida que el diplomático va cumpliendo con éxito sus misiones, va a subir pisos en la pirámide, que tiene siete rangos de carrera.
 
"Históricamente, el ingreso era de alrededor de diez o doce personas por año. En los últimos años, este número ha aumentado a cincuenta y cinco en promedio", subraya Velloso, quien además es miembro consultor del Consejo Argentino de Relaciones Internacionales (CARI).
 
La razón de este incremento tiene que ver con que se llegó a un diagnóstico que indica que el sistema tenía "demasiados funcionarios de alta jerarquía y muy pocos secretarios", lo cual dejaba un bache importante para cubrir. "Ahora se procura ampliar toda la base de diplomáticos de baja categoría porque hace falta personal que haga más trabajo de campo, que salga de la embajada para obtener información", precisa el embajador.
 
En un comienzo desde que se creó el Servicio en 1963, mayoritariamente se demandaban abogados. A posteriori, y en una segunda etapa la "bolsa de trabajo" se amplió con la incorporación de profesionales de Ciencias Económicas, sin embargo en la actualidad, las incorporaciones tienen que ver con egresados de múltiples campos de intervención, como médicos, informáticos, psicólogos, comunicadores sociales. "Hay muchos perfiles distintos porque es muy amplia la gama de actividades que se llevan a cabo y muy variada la agenda. Va desde temas medioambientales y fitosanitarios, de seguridad nuclear, promoción cultural, comercio bilateral, atención a la diáspora argentina, relación con organismos internacionales. Prácticamente no hay límites", aclara Velloso, que es director de Posgrados de la Escuela de Estudios Orientales de la USAL.
 
Si bien para muchos el viajar constantemente puede llegar a ser una desventaja, para otros, la actividad diplomática tiene el gran condimento de que la rutina y la monotonía prácticamente no existen.
 
El diplomático estará obligado a hacer las valijas permanentemente, a sufrir el desarraigo que implica separarse de familiares y de amigos, y tendrá que adaptarse a la idiosincrasia, las costumbres y el clima de un nuevo país.
 
Para muchos puede llegar a ser una decisión compleja, sin embargo para otros puede ser el estilo de vida ideal.
¿TE GUSTÓ ESTA NOTA? COMPARTILA
Claves para hacer negocios con China Claves para hacer negocios con China
10/6 - A la hora de negociar con socios chinos, hay ciertos factores que son fundamentales y no hay que descuidar. La cultura oriental tiene muchas diferencias con la nuestra así que lo primero es intentar tener nociones sobre esta cultura. Otro dato importante es que la confianza y el respeto son claves para ganarte el respaldo de los empresarios chinos.
En Comercio Exterior y Relaciones Internacionales
Conocé nuestros cursos
Sedes Capacitarte en todo el país
https://www.capacitarte.org/
Todos los cursos
otorgan certificado